miércoles, 17 de diciembre de 2008

La peña está mu mal - Soñando voy, soñando vengo

- ¿Y dice usted que le pica el culo?
- Sí Doc, me pica el culo. Pero también, y no menos importante, sigo teniendo alucinaciones y sueños raros.
- Por eso ha venido hoy a mi consulta, ¿cierto?
- Sí, mayormente.
- Bien, pues cuénteme qué es lo nuevo que ha pasado por su mente.
- Nuevo no, Doc, pero sí inquietante. He vuelto a recordar sueños raros del pasado, tan reales que era como si los estuviese viviendo de verdad.
- Ardo en deseos de escuchar sobre ellos.

zzZZzzzzZz...

- Una noche soñé con varias situaciones de sexo con objetos.
- ¡Qué me dice!
- Que sí, que sí. Por ejemplo un hombre que intentaba tirarse a una bicicleta y otro a una mesa. Ambos sueños acaban con los respectivos membrillos detenidos. ¿Por qué sueño con estas cosas?
- Bueno, señor Kolo, bien sabrá que cada uno satisface sus necesidades como puede o quiere, aunque dentro de unos límites y sin ser visto. ¿Quizá no anda bien de mojeteo últimamente?
- ¡Para nada! Soy todo un semental. Pero mire usted, también tengo sueños húmedos, como una vez que soñé con que era alumno de instituto y una profesora se desnudaba ante nosotros. Hay semanas que cambio las sábanas varias veces...
- Está usted sano.
- Pero no mentalmente Doc, no puede ser sano soñar con sangre y muerte, tan triste como la de una mujer asesinada por el ataúd de su marido.

¡Pi pi pi pi pi pi! ¡Fue sin querer queriendo!

- ¿Venganza postmortem?
- Quién sabe... pero más me inquietan los sueños raros, esos que nunca consigo descifrar o explicar, como cuando soñé con que un chaval se cambiaba el nombre a "Capitán Fantástico más rápido que Superman Batman Wolverine Hulk y Flash juntos", y su abuela se enfadaba con él.
- Inquietante...
- Pero más inquietante, aunque no lo crea posible, fue cuando soñé con que un senador demandaba a Dios por causar catástrofes. ¡Y Dios le contestaba!

¡A ver quién es el guapo que me demanda ahora!

- ¡Dios mío! Es cierto, parece que usted no está mentalmente sano... voy a tener que aplicar un suplemento de 200€ a su tratamiento.
- ¡Ayúdeme Doc! Por lo que más quiera, ¡ayúdeme!

Dedicado a Glacius. ¡Ánimo!

2 comentarios:

Shadow dijo...

No estas loco.....el ser humano....es extraordinario.......bueno, extraordinariamente absurdo xD

SirRasel dijo...

Glacius? tu por aquí?